Compartir esta página!

X

Comparte esta página con tus amigos en las redes sociales:

Brasil Whale and dolphin watching country profile

Pasar a

Alcance de las actividades de observación de ballenas y delfines 

La observación de ballenas en Brasil comenzó en el Parque Nacional Marino de Abrolhos (zona meridional del Estado de Bahía), en 1988, ofreciendo las primeras excursiones para observar ballenas jorobadas.  En 2001 se establecieron excursiones de observación de ballenas en Praia do Forte, actividad que luego se extendió a varias otras pequeñas ciudades costeras a lo largo de la costa de Bahía.  Aquí la actividad de observación de ballenas aumentó rápidamente, pasando de 70 participantes en 2001 a 2.494 en 2009

La observación de ballenas dedicada a las ballenas francas australes se inició en la década de 1990 en el Estado de Santa Catalina.  En 2000 se creó allí un área marina protegida y se establecieron normas estrictas para la observación de ballenas.  En 2012, se cerraron algunas zonas del AMP a las embarcaciones de observación de ballenas, permitiendo solo la observación desde tierra.

Actualmente, las ballenas jorobadas y las ballenas francas siguen constituyendo el núcleo de la mayor parte de las actividades de observación de ballenas comerciales, mientras que la observación de delfines tiende a practicarse más de forma oportunista, junto con otras actividades de turismo de fauna silvestre.

Especies objetivo, períodos del año de máxima afluencia y lugares de observación:

A continuación se ofrece un breve resumen de los lugares donde pueden observarse las ballenas en diferentes épocas del año a lo largo de la costa brasileña.  Téngase en cuenta que los meses indicados se refieren a las épocas de máxima presencia de ballenas migrantes.  En cambio, los delfines pueden observarse en general durante todo el año.

[1] Nota: En los países hispanohablantes la expresión "whale watching" se traduce como "observación de ballenas" o como "avistamiento de ballenas". En el presente documento se utilizará "observación de ballenas" para mantener la coherencia con el uso en la CBI.

Volver al comienzo ↑

Especie

Estado de conservación nacional de Brasil

Temporada de máxima afluencia de observación

Mejores lugares de observación

Áreas protegidas (en su caso)

Ballena jorobada

(Megaptera novaeangliae)

Casi amenazada

Julio - noviembre

Estado de Bahía: Praia do Forte, Salvador, Morro de São Paulo, Barra Grande, Itacaré, Porto Seguro, Arraial d’Ajuda, Prado, Cumuruxatiba, Caravelas. Estado de Espírito Santo: Vitória

Parque nacional de Abrolhos, Reserva extractiva de Cassurubá

Ballena franca austral

Eubalaena australis

En peligro

Julio - noviembre

Estado de Santa Catalina: Garopaba, Imbituba, Farol de Santa Marta/Laguna

Área protegida de la ballena franca

Delfín rosado

Inia geoffrensis

En peligro

 Todo el año

Estado del Amazonas: Anavilhas, Novo Airão, Mamirauá

Parque nacional de Anavilhanas

Delfín costero

Sotalia guianensis

Vulnerable

Todo el año

Estado de Río Grande del Norte: Praia da Pipa; Estado de Río de Janeiro: Baía de Sepetiba/Mangaratiba, Guapimirim; Estado de San Pablo: Cananéia; Estado de Paraná: Superagui; Estado de Santa Catalina: Baía dos Golfinhos e Armação/Governador Celso Ramos

Estado de Paraná: Parque nacional de Superagui; Estado de Santa Catalina: Área protegida de Anhatomirim, Reserva biológica marina de Arvoredo

Delfín girador, Stenella longirostris

Todo el año

Estado de Pernambuco: Isla de Fernando de Noronha

Área protegida de Fernando de Noronha-Rocas-São Pedro e São Paulo, Parque nacional marino de Fernando de Noronha;

Delfín mular Tursiops truncatus

-          

Mayo-julio

Estado de Santa Catalina: Laguna

Área protegida de la ballena franca

 

Volver al comienzo ↑

De las seis especies objetivo para el turismo, cuatro se consideran amenazadas según la Lista nacional oficial brasileña de fauna en peligro.  Esta lista se basa en la evaluación del riesgo de extinción realizado en 2014 por el Instituto Chico Mendes para la conservación de la biodiversidad (el organismo administrativo del Ministerio de Medio Ambiente Brasileño).  La ballena franca austral y el delfín rosado fluvial están clasificados como "en peligro" y el delfín de Guayana como "vulnerable".  La ballena jorobada está clasificada como "casi amenazada" (NT por sus siglas en inglés), una categoría que contiene especies que no se consideran amenazadas por el momento, pero que es probable que sean clasificadas como amenazadas en el próximo futuro.  Aunque las ballenas jorobadas lejos de las costas parecen estar aumentando, la población sigue siendo tan solo una fracción de su tamaño anterior a la caza de ballenas y se enfrenta a las nuevas amenazas del cambio climático, el tráfico marítimo, la pesca y las actividades relacionadas con la extracción de petróleo y gas frente a las costas de Brasil.

Además, tanto las ballenas jorobadas como las ballenas francas visitan las costas de Brasil para dar a luz y amamantar a sus crías, una fase de su ciclo de vida en la que las madres y las crías son vulnerables a las perturbaciones.  Debería tenerse siempre en cuenta el estado de conservación precario y la vulnerabilidad a las perturbaciones en el contexto del turismo de observación de ballenas, con el fin de asegurar que ello no añada una presión adicional a las poblaciones amenazadas.

Volver al comienzo ↑

Reglamentos y directrices

La Ley nº 444/2014 del Ministerio de Medio Ambiente de Brasil determina la "Lista nacional oficial de fauna en peligro", que incluye mamíferos, aves, reptiles, anfibios e invertebrados terrestres, e indica el grado de riesgo de extinción de cada especie.  Esto ofrece determinadas protecciones a las especies clasificadas en peligro o amenazadas.

Actualmente, la Ley Federal 7643/87 prohíbe la caza y el acoso de cetáceos en aguas de Brasil y en el Edicto 117/96 (modificado por el Edicto 24/2002) se establecen las normas para la observación de ballenas. 

  • acercarse a cualquier especie de ballenas (cetáceos del orden Mysticeti, cachalotes Physeter macrocephalus, y orcas Orcinus orca) a menos de 100 m del animal más cercano, con los motores en marcha.  Los motores deben permanecer en punto muerto cuando se acercan a las ballenas jorobadas Megaptera novaeangliae y apagados o en punto muerto para otras especies;
  • arrancar el motor para alejarse de la ballena solo después de haber avistado claramente la ballena o ballenas en superficie, o a una distancia de al menos 50 m de la embarcación;
  • perseguir a una ballena con el motor en marcha durante más de 30 minutos, aun respetando las distancias antes mencionadas;
  • interrumpir la ruta de cualquier cetáceo de cualquier especie, o intentar dirigir o alterar su desplazamiento;
  • entrar intencionalmente dentro de un grupo de cetáceos de cualquier especie, dividiéndolo o causando su dispersión;
  • producir ruidos excesivos, tales como música, todo tipo de percusión, u otros sonidos además de los producidos por el funcionamiento normal de la embarcación, cuando se está a menos a 300 m de cualquier cetáceo;
  • echar por la borda cualquier tipo de desecho, sustancias o materiales cuando se está a menos de 500 m de los cetáceos, además de todas las demás prohibiciones de vertido de contaminantes contenidas en las leyes;
  • acercarse a un ejemplar o grupo de ballenas si se han acercado ya al menos otras dos embarcaciones al mismo tiempo;

En septiembre de 2000, la principal área de concentración de ballenas francas en Santa Catalina fue protegida

por el Área de Protección Ambiental (APA) para la Ballena Franca.  Esta área es ahora un área de especial interés para la investigación y la conservación de la ballena franca, con algunas secciones del área cerradas al turismo y, otras, bien administradas y reglamentadas1.

En 2008 se creó el Santuario Nacional Brasileño de ballenas y delfines.

El nuevo reglamento redactado por el Instituto Chico Mendes para la conservación de la biodiversidad está en espera de publicación oficial.  El reglamento se propone establecer directrices y procedimientos más rigurosos para la autorización y realización de actividades que prevén interacciones intencionales con los cetáceos y manatíes en las aguas jurisdiccionales brasileñas.

El turismo de observación de ballenas se incluirá también en los nuevos Planes de Acción Nacionales (PAN) para pequeños y grandes cetáceos, con miras a hallar soluciones y propuestas que aborden las preocupaciones de conservación, tales como:

  • crear más instrumentos jurídicos específicos destinados a reglamentar la actividad de observación de ballenas a nivel nacional;
  • mejorar el seguimiento y la supervisión de los operadores turísticos y las actividades de observación de ballenas;
  • establecer licencias ambientales y/o sistemas de certificación de operadores turísticos para la actividad de observación de ballenas;
  • potenciar la creación de capacidad para el desarrollo de la actividad de observación de ballenas;
  • establecer áreas de exclusión a lo largo de la costa brasileña, como en el archipiélago de Fernando de Noronha y en la costa del Estado de Santa Catalina;
  • Pedir a los operadores de observación de ballenas que contribuyan a la conservación y la investigación mediante el intercambio de datos sobre las especies objetivo y la asociación con universidades e instituciones de investigación.

El Gobierno, en colaboración con las Unidades federales de conservación, iniciará también una campaña para promover la observación de ballenas desde tierra.  Este enfoque tiene la ventaja de ser libremente accesible a un mayor número de personas que la observación desde embarcaciones, así como de eliminar el riesgo de causar perturbación a las especies objetivo. 

Volver al comienzo ↑

La investigacion sobre la observación de ballenas en Brasil

En un examen reciente de observación de ballenas realizado en Brasil se destacaron los posibles beneficios y efectos perjudiciales de la observación de ballenas en los animales y las comunidades de animales objetivo2.  En las investigaciones realizadas sobre los efectos del ruido del tráfico de embarcaciones sobre las ballenas jorobadas en el Parque Nacional Marino de Abrolhos se concluyó que el ruido de las embarcaciones provocaba una disminución del canto de los machos de ballenas jorobadas3.  Se cree que el canto de las ballenas jorobadas desempeña una importante función en la reproducción4, por lo que los autores recomiendan encarecidamente que se limite el número de embarcaciones y el tiempo durante el cual las embarcaciones están autorizadas a estar alrededor de las ballenas, a fin de evitar efectos perjudiciales sobre su éxito reproductivo.  Los estudios sobre el comportamiento de madres y crías de ballena jorobada en torno al archipiélago de Abrolhos mostraban que las diferencias de comportamiento de madres y crías de ballena jorobada se producían sobre todo en presencia de embarcaciones que se encontraban a distancias de 100-300 m.  Las madres aumentaban la linealidad y la velocidad media de avance y disminuían los intervalos de soplido y el tiempo de descanso.  Las crías mostraban menos volteos, alzadas de cola y otras formas de comportamiento activo, así como tiempos de reposo reducidos.  Durante la interacción con las embarcaciones, la frecuencia de comportamientos potencialmente importantes, tanto para las madres como para las crías, se reducía, probablemente como respuesta al acercamiento de las embarcaciones de observación de las embarcaciones.  Las repetidas breves perturbaciones del comportamiento podrían producir efectos acumulativos que pueden determinar riesgos para la conservación de las especies9.

Se están realizando investigaciones en el APA de la ballena franca en Santa Catalina, con un riguroso seguimiento del número de barcos con relación a la distribución de ballenas y las tendencias de la población1.  Por el momento, la observación de ballenas no parece producir efectos perjudiciales a nivel de población, ya que el número de ejemplares de ballenas que utilizan el área continúa aumentando1,5, pero el Gobierno está procediendo muy atentamente a asegurar que la población siga estando protegida de todo efecto perjudicial de la observación de ballenas, sobre todo cuando se sabe que otras posibles amenazas, tales como las procedentes de la pesca6, repercuten negativamente en las ballenas.

En las investigaciones realizadas sobre los delfines estuarianos Sotalia guianensis en dos sitios diferentes de Brasil se concluyó que el acercamiento de las embarcaciones induciría probablemente a los delfines a agruparse más estrechamente y a bucear durante períodos de tiempo más prolongados7, pero que la manera en que se acercaban las embarcaciones a los delfines podría suscitar respuestas muy diferentes, con delfines que mostraban respuestas "positivas" cuando las embarcaciones se acercaban lentamente y mantenían las distancias apropiadas, y respuestas "negativas" cuando las embarcaciones se acercaban demasiado rápidamente y en una distancia inferior a 50 m8

Esta investigación ha contribuido a dar forma a las directrices y la ordenación de actividades de observación de ballenas en Brasil.

Volver al comienzo ↑

Referencias

Mostrar/Ocultar referencias
  1. Groch, K. R. et al. Development of whalewatching activities in southern Brazil: conservation implications for right whales. Report presented to the Scientific Committee of the International Whaling Commission  SC/61/WW9, 1-8 (2009).
  2. Sliva-Jr., J. M. Turismo de Observação de Mamíferos Aquáticos: bencficios, impactos e estratégias. Revista Brasileira de Ecoturismo 10, 433-465 (2017).
  3. Sousa-Lima, R. S. & Clark, C. W. Modeling the effect of boat traffic on hte fluctuation of humpback whale singing activity in the Abrolhos National Marine Park, Brazil. Canadian Acoustics 36, 174-181 (2008).
  4. Smith, J. N., Goldzien, A. W., Dunlop, R. A. & Noad, M. Songs of male humpback whales, Megaptera novaeangliae, are involved in intersexual interactions. Animal Behaviour 76, 467-477 (2008).
  5. Groch, K., Palazzo Jr, J., Flores, P., Adler, F. & Fabian, M. Recent rapid increases in the right whale (Eubalaena australis) population off southern Brazil. Latin American Journal of Aquatic Mammals 4, 41-47 (2005).
  6. Zappes, C. A., da Silva, C. V., Pontalti, M., Danielski, M. L. & Di Beneditto, A. P. M. The conflict between the southern right whale and coastal fisheries on the southern coast of Brazil. Marine Policy 38, 428–437 (2012).
  7. do Valle, A. L. & Melo, F. C. C. Behavioral alterations in the gray dolphin Sotalia guianensis (Gervais, 1953) caused by sea traffic. Biotemas 19, 75-80 (2006).
  8. Filla, G. d. F. & Monteiro-Filho, E. L. d. A. Monitoring tourism schooners observing estuarine dolphins (Sotalia guianensis) in the Estuarine Complex of Cananéia, south-east Brazil. Aquatic Conservation: Marine and Freshwater Ecosystems 19, 772-778, doi:10.1002/aqc.1034 (2009).
  9. Morete, M.E., Bisi, T.L. & Rosso, S. Mother and calf humpback whale responses to vessels around the Abrolhos Archipelago, Bahia, Brazil. Journal of Cetacean Research and Management 9, 241–248 (2007).

Volver al comienzo ↑

Compartir esta página!

X

Comparte esta página con tus amigos en las redes sociales: